La doble moral de quienes se oponen a Quebradona

0
43

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), está próxima a tomar la decisión de si entregarle o no, a la multinacional AngloGold Ashanti, el permiso para explotar el yacimiento de cobre, oro y plata denominado Quebradona por su ubicación en el municipio de Jericó, suroeste antioqueño.

Diferentes voces se han levantado en contra de este proyecto, desde ambientalistas radicales que a todo le dicen no, hasta empresarios con intereses económicos en la región. Ellos han liderado campañas de oposición a este, la mayoría llenas de imprecisiones, verdades a medias y mentiras bien acomodadas, pero todas, con una dosis de terror populista para hacerle creer a millones de personas, que dicha mina sería el apocalipsis para toda esa subregión antioqueña.

El director de Comfama, David Escobar, directivos de Argos y líderes de opinión como Héctor Abad Faciolince, han sido las caras más visibles de las críticas y amenazas al proyecto, claro está, todos con profundos intereses económicos personales y empresariales en la zona de influencia de este. Tanto Escobar como la caja de compensación que dirige, tienen tierras en la región, la cual quieren monopolizar a su antojo y decidirle desde Medellín, su futuro económico, social y vocacional. Argos por su parte, con diversas minas en todo el departamento, se cree con el derecho de explotar donde ellos quieran, pero a la vez evitar que otros lo hagan. Argumentan que defienden el medio ambiente de Jericó, pero no dicen nada de la megaminería a cielo abierto que desarrollan en un lugar tan frágil y único en su naturaleza para el país, como lo es Rio Claro.

Proyecto de Argos en Rio Claro.

Asimismo, Hector Abad Faciolince que disfrazado de opinador independiente en su columna de El Espectador, se dedica cada tanto a atacar a la empresa minera, claro está, sin informarle a sus lectores que él tiene tierras e intereses económicos en esa región, y que sus ataques no se basan en ningún estudio técnico, por el contrario, no son más que sus emociones que a la vez, buscan mover las emociones de los más ingenuos, y no sus pensamientos.

Es tal el nivel de cinismo, que hace unos años afirmaba no querer esa tierra, que no le parece la gran cosa, que vuelve a ella como la paloma mensajera que vuelve a su palomar que tanto odia, solo porque su cerebro se lo indica, pero ahora dice que Jericó es un lugar maravilloso y único para el mundo. Populismo extremo y sin vergüenza. (Ajuntamos video).

Que Quebradona va a generar un impacto ambiental… Si. Sin duda. Y es que toda acción humana lo genera, hasta respirar, pero hasta ahora, no se ha publicado un solo argumento técnico, independiente y creíble que muestre que las fuentes hídricas en esa subregión del departamento se van a secar, como sostienen algunos, que van a desaparecer las aves, que la cultura de sus habitantes va a cambiar, o que dicho proyecto va a llevar pobreza a la zona. Por el contrario, los planes de inversión y los estudios técnicos que si muestra la multinacional, evidencian algo muy diferente. Su promesa es sembrar decenas de miles de árboles nativos, labor que ya iniciaron, generar cientos de empleos, aportar millones de dólares en regalías y hacer únicamente, minería subterránea, la menos invasiva y riesgosa de todas.

Que empresarios y personas con intereses económicos en Jericó protesten en contra del proyecto minero, está bien, tienen todo el derecho a hacerlo, pero deberían al menos, informarle a la gente que lo hacen porque quieren que prevalezcan sus inversiones particulares, y no con la falsa premisa de que lo hacen por el medio ambiente, si así fuera, Argos jamás habría construido su mega planta en Rio Claro, y los demás también se habrían opuesto a ese proyecto.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here